Un nuevo libro expone y critica las “creencias de lujo” de la clase alta estadounidense | The Economist

“Troubled” es a la vez una memoria y un análisis del pensamiento confuso en los campus universitarios

Cuando solicitó su ingreso a la Universidad de Yale en 2014, Rob Henderson visitaba New Haven por primera vez. Se quedó con el amigo de un amigo, cuyo gato se llamaba Learned Claw (una alusión oscura y pretenciosa a un juez estadounidense de mediados del siglo XX que se hacía llamar Learned Hand). Henderson no entendió la referencia. Cuando llegó a Yale le esperaban más misterios culturales. Todo el mundo elogiaba The West Wing, un programa de televisión que nunca había visto, y Hamilton, un musical que no podía permitirse el lujo de ver.

Más estudiantes de Yale provienen de familias en el 1% superior de ingresos que del 60% inferior. Henderson estaba entre la minoría menos rica. Lo separaron de su madre drogadicta cuando tenía tres años y vivió con nueve familias de acogida diferentes antes de cumplir ocho años. Asustado, inseguro y enojado, pronto comenzó a beber, consumir drogas y meterse en peleas.

A los 17 años, cuando sus amigos empezaron a ir a prisión, se alistó en las fuerzas armadas por capricho. Henderson prosperó en el sistema estructurado y disciplinado y pasó siete años en la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Quedó claro que era muy inteligente, por lo que lo alentaron a postularse para la universidad a través del GI Bill (recientemente terminó un doctorado en la Universidad de Cambridge).

Troubled es la convincente historia de su caótica infancia, su tiempo en Yale y lo que todo eso le hizo pensar sobre las divisiones en Estados Unidos. Como resultado de su experiencia, Henderson acuñó el concepto de “creencias de lujo”, que describe como “un conjunto de creencias que confieren estatus a la clase alta a un costo muy bajo, al tiempo que infligen costos a las clases bajas”.

En el pasado, la gente demostraba su pertenencia a la clase alta ya sea haciendo cosas “como golf” que ningún trabajador tendría tiempo de hacer, o a través de sus atavíos materiales. Pero hoy en día, el tiempo libre y los artículos de lujo son más accesibles para todos, por lo que se ha vuelto más difícil para las elites separarse de la masa. ¿Su solución? “Los ricos han desvinculado el estatus social de los bienes y lo han vuelto a vincular a las creencias”.

Henderson da el ejemplo del apoyo a la desfinanciación de la policía. La idea ganó fuerza tras el asesinato de George Floyd en 2020 y ha sido defendida por muchas personas adineradas. Sin embargo, es una política impopular entre los pobres (exactamente aquellos a quienes los universitarios bien intencionados dicen que están tratando de ayudar) y conduce a tasas de homicidio más altas.

Troubled es más que una memoria fascinante, ya que analiza los controvertidos sistemas de creencias que se han apoderado de las universidades estadounidenses. Pero lo hace sin ser un discurso airado de guerra cultural. El señor Henderson no hace ninguna declaración de afiliación política. Mucho de lo que escribe es simplemente de sentido común. Es lo que cree gran parte de la clase media estadounidense.

Henderson expone la estupidez de lo que ahora se considera ortodoxia, como la forma en que la clase que cree en el lujo afirma que la infelicidad asociada con el abuso de sustancias o la obesidad, por ejemplo, “proviene principalmente de los juicios sociales negativos que provocan, más que de los comportamientos y las elecciones mismas”. Los ricos “validan y afirman los comportamientos, decisiones y actitudes de los niños marginados y desposeídos” de una manera “que nunca aceptarían para ellos mismos ni para sus propios hijos”. Una compañera de clase sostiene que la monogamia está “obsoleta”, pero admite que fue criada por dos padres y que tiene la intención de tener un matrimonio monógamo.

A los jóvenes de hoy les gusta hablar de “experiencia vivida”: la idea de que un individuo disfruta de autoridad sobre temas particulares debido a su identidad, historia y perspectiva. Los antecedentes de Henderson le dan legitimidad para plantear sus preocupaciones, pero eso no significa que sus pares estén prestando atención. Cuando intenta hablar con sus compañeros de Yale, nadie quiere escucharlo. Los lectores, sin embargo, quedarán embelesados.

Picture of The Economist

The Economist

No te lo pierdas

Recuperemos la desconfianza en el Estado | Amílcar Alcalá

Hace algunos años, el boliviano perdió la desconfianza. No me refiero a un comportamiento viciado que impide la interacción social, sino a ese filtro que aplicaban nuestros conciudadanos al escuchar un discurso político. Importaba no solo quiénes tenían palestra, una sigla política y la cobertura de los medios para representar

Leer Más >>

«Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga». Adam Smith

Scroll al inicio