Tiranía con cualquier otro nombre sigue apestando | J.B. Shurk

La tiranía se apodera cuando las personas buenas se dejan llevar por la inacción. Aquellos de nosotros que nos ocupamos de nuestros propios asuntos y preferimos que el gobierno nos deje en paz somos particularmente propensos a caer en esta trampa. Debido a que no tenemos uso para el gobierno, esperamos que el gobierno no tenga uso para nosotros. Así que guardamos silencio mientras el mal crece lejos de nuestros hogares. Nos ocupamos de nuestras comodidades básicas y ignoramos el mal a medida que se acerca. Y, eventualmente, incluso colaboramos con el mal para evitar hacer una escena pública. En un esfuerzo por «salir adelante» sin causar demasiadas olas, las olas de la tiranía crecen más grandes y fuertes hasta que chocan contra nuestros hogares. Para entonces, es demasiado tarde para asegurar las escotillas. El mal ya ha roto nuestras puertas.

Esperaba que tuviéramos más tiempo. Ese debe ser el sentimiento común compartido por cada generación que lucha con lo que viene después. Esperaba que la pura destrucción del siglo XX fuera suficiente para comprarnos muchas más décadas de relativa paz. Lamentablemente, dos guerras mundiales y una Guerra Fría con armas nucleares no hicieron nada para atemperar la sed de poder de los gobiernos o la sed de riqueza de sus patrocinadores financieros. El choque de imperios de la Primera Guerra Mundial debería haber desalentado el crecimiento de alianzas desencadenantes y conquistas interminables. El mal desatado por los regímenes totalitarios de la Segunda Guerra Mundial debería haber desalentado el crecimiento de instituciones centralizadas y vastas burocracias irresponsables que solo «siguen órdenes». En cambio, las alianzas militares, los bancos centrales, los organismos de gobierno internacionales, los Leviatanes administrativos y las organizaciones comerciales han acumulado más poder hoy que en cualquier otro momento de la historia. El siglo XXI es el siglo de la construcción de imperios y el totalitarismo, y a menos que las personas comunes frenen los excesos de sus propios gobiernos, la destrucción masiva que sigue hará que las dos guerras mundiales parezcan meriendas insignificantes.

¿Se puede hacer? ¿Se puede evitar el derramamiento de sangre global? ¿Se pueden salvar las naciones occidentales antes de que se conviertan en focos de revolución y guerra civil? ¿O los conflictos crecientes a nuestro alrededor significan que ya es demasiado tarde? Las respuestas a esas preguntas dependen, en parte, de si los ciudadanos comunes resisten lo suficiente ser utilizados como carne de cañón en los años venideros y de si los líderes mundiales temen lo suficiente perder todo lo que ahora tienen. Si las grandes monarquías de Europa hubieran comprendido que la Primera Guerra Mundial facilitaría su desaparición, tal vez habrían sido más reticentes a permitir que una enredada red de alianzas militares decidiera su destino. Perseguir el honor y la gloria llevó a los nobles europeos directamente a sus tumbas. Si Mussolini, Hitler y Tojo hubieran sabido que morirían vergonzosamente, tal vez su sed de imperio podría haberse saciado. La famosa observación de Lord Acton merece un corolario: aquellos que buscan el poder absoluto deben ser destruidos absolutamente.

Una de las peculiaridades de nuestro tiempo es que tantas personas permanecen ciegas al totalitarismo que crece y se extiende a su alrededor. Los gobiernos occidentales han tomado la autoridad para decirnos qué es verdad y qué debe censurarse como «desinformación» dañina. Espían abiertamente nuestras llamadas telefónicas, leen nuestros correos electrónicos, registran cada búsqueda en Internet y clic de teclado en nuestras computadoras, y monitorean nuestras conversaciones en redes sociales. Nos dicen qué palabras «políticamente correctas» debemos usar y qué palabras están prohibidas por incitar al «odio». Han criminalizado la lectura de partes de la Biblia o actuar con convicción religiosa. Insisten en manipular el valor del dinero y manipular los mercados de maneras que confiscan los escasos ahorros de los que menos tienen y enriquecen aún más a los acomodados. Las corporaciones y los ministros del gobierno trabajan juntos para difundir la misma propaganda. Los medios de comunicación principales operan como voceros complacientes del Estado. Los bancos discriminan contra los clientes debido a sus creencias personales. Las empresas despiden empleados por no ser lo suficientemente «despiertos». Los fiscales retuercen los estatutos en armas que pueden usarse para castigar a personas inocentes por su discurso político. Los occidentales no necesitan aprender sobre el ascenso del totalitarismo a partir de libros de historia polvorientos que describen las décadas entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Florece justo fuera de nuestras ventanas. Demonios, opera en cada pieza de tecnología con una cámara o micrófono ya dentro de nuestros hogares.

¿Se puede hacer? ¿Se puede evitar el derramamiento de sangre global? ¿Se pueden salvar las naciones occidentales antes de que se conviertan en focos de revolución y guerra civil?

El totalitarismo ha triunfado bajo la apariencia de «progreso». Detrás de la discreta vigilancia de nuestras vidas privadas de cada nuevo juguete brillante hay un hombre fuerte, lleno de rabia inducida por esteroides, trabajando no tan secretamente para esclavizarnos. ¿Te gustaría salvaguardar tus fotografías más íntimas? Todo lo que tienes que hacer es subirlas a una nube mágica. Las corporaciones encargadas de tus valiosos secretos prometen respetar tu privacidad. ¿Te gustaría que tu automóvil proporcione alertas de tráfico en tiempo real? Entonces solo toca «sí» cuando el sistema de satélites de geolocalización busque rastrear tus movimientos. ¿Preferirías la facilidad de comprar artículos de la tienda de conveniencia con un movimiento de la mano? Entonces, por favor, permite que tu médico del gobierno de Obamacare inserte un chip informático debajo de tu piel, para que la Reserva Federal pueda rastrear cómo usas su moneda digital del banco central. La conveniencia tecnológica es la puerta de entrada a la vigilancia universal. Y la vigilancia universal es un puño de hierro en un guante de terciopelo que exige conformidad.
Los gobiernos occidentales no aprendieron nada de la guerra global, el hambre, la depresión económica o el genocidio patrocinado por el Estado, excepto cómo ocultar sus peores impulsos dentro de los envoltorios brillantes del lenguaje orwelliano. ¿Cuántas veces hemos oído a funcionarios irresponsables de las Naciones Unidas, el Banco de Pagos Internacionales o la Organización Mundial de la Salud afirmar que actúan en nombre del público? Sin embargo, las personas comunes no tienen control sobre estas organizaciones inmensamente poderosas. La ONU, el BPI y la OMS son instituciones elitistas que atienden a otros élites. No hay manera de que un ciudadano promedio influya en sus decisiones políticas, incluso cuando esas decisiones regulan los detalles más personales de la vida de un individuo. No hay nada remotamente «democrático» o «representativo» en que los «expertos» autodenominados usen sus poderes para coaccionar a las personas comunes a la sumisión.
¿Cuántas veces hemos escuchado a funcionarios del Departamento de Estado de EE.UU., políticos canadienses, primeros ministros del Reino Unido, estrategas de la OTAN o portavoces de la Unión Europea sermonear a los ciudadanos sobre la necesidad de que las «democracias» occidentales luchen contra los regímenes «autoritarios»? Sin embargo, los gobiernos occidentales fueron tan autoritarios durante el «Reinado del Terror de COVID» como los Estados autoritarios que denuncian. La China comunista implementó los confinamientos de COVID más draconianos del mundo, encarcelando ciudades enteras con escasas provisiones de alimentos y «desapareciendo» a aquellos que se atrevieron a resistir, y los gobiernos occidentales no solo aplaudieron el despotismo brutal de China, sino que también intentaron replicar su maquinaria maligna en todo Occidente. Aún más desconcertante, las mismas «democracias» occidentales que demonizan rutinariamente a Rusia como un espantajo autoritario que debe ser destruido, sin embargo, enriquecen a la China comunista con lucrativos acuerdos comerciales y colman de obsequios respetuosos a los tiranos chinos. ¿Podría ser que los líderes occidentales estén perfectamente felices con el autoritarismo siempre que sean ellos las autoridades que ganan dinero y mantienen el control político total? Sus acciones hipócritas hablan por sí solas.
Comunismo, fascismo, nazismo, maoísmo, socialismo: no importa cómo se llame. Para destrozar a Julieta de Shakespeare: la tiranía con cualquier otro nombre sigue apestando. Todas las formas de colectivismo son inherentemente totalitarias. No son sostenibles sin violencia y, eventualmente, sobreviven solo con fuerza. Los llamados «antifascistas» son los matones de calle más fascistas que operan hoy; usan donaciones de multimillonarios para financiar el terrorismo doméstico destinado a intimidar a los civiles a cumplir con los deseos de los ricos élites que ya controlan las palancas del gobierno. Si los miembros de Antifa realmente fueran antifascistas, se golpearían a sí mismos.
La forma prudente de entender nuestros tiempos volátiles es reconocerlos como las batallas iniciales en una guerra incipiente entre los totalitarios del gobierno y los defensores acérrimos de la libertad humana. ¿Qué es el globalismo, después de todo, si no un sistema para maximizar el poder coercitivo de un pequeño número de élites internacionales mientras se niegan a los ciudadanos sus derechos y libertades inalienables? Todo lo demás es una distracción calculada.

Picture of J.B. Shurk

J.B. Shurk

J.B. Shurk es una persona amante de la libertad, anti-establishment, a veces poco ortodoxo, generalista comprometido y un orgulloso estadounidense de la tierra de Daniel Boone.

No te lo pierdas

Recuperemos la desconfianza en el Estado | Amílcar Alcalá

Hace algunos años, el boliviano perdió la desconfianza. No me refiero a un comportamiento viciado que impide la interacción social, sino a ese filtro que aplicaban nuestros conciudadanos al escuchar un discurso político. Importaba no solo quiénes tenían palestra, una sigla política y la cobertura de los medios para representar

Leer Más >>

«Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga». Adam Smith

Scroll al inicio