Replanteando la Conversación sobre la Inteligencia Artificial | James Spencer

Una carta reciente firmada por más de 200 artistas musicales llama a los “desarrolladores de IA, empresas tecnológicas, plataformas y servicios de música digital a cesar el uso de la inteligencia artificial (IA) para infringir y devaluar los derechos de los artistas humanos”. Aunque la carta reconoce que “cuando se usa de manera responsable, la IA tiene un enorme potencial para avanzar en la creatividad humana”, argumenta que los usos irresponsables representan “enormes amenazas a nuestra capacidad de proteger nuestra privacidad, nuestras identidades, nuestra música y nuestros medios de vida”. En otras palabras, la IA alterará el status quo.

La carta es representativa de los tipos de objeciones que enfrentamos consistentemente cuando consideramos las consecuencias negativas de la IA. Aborda cuestiones de economía, identidad, privacidad y la erosión de “valores” (por ejemplo, la creatividad humana expresada a través de la música). Además de reflejar las preocupaciones que muchos de nosotros tenemos sobre la IA en otros dominios y campos, la carta ilustra un defecto en la forma en que pensamos sobre la IA. En particular, identificar los usos “responsables” e “irresponsables” de la IA no es útil porque oculta un conjunto subyacente de compensaciones que estamos haciendo incluso cuando nuestro uso de la IA es “responsable”.

La IA cambiará el mundo. A medida que lo haga, tendrá efectos variados en todos nosotros. La IA definirá algún nuevo “normal” al que todos nosotros necesitaremos ajustarnos. Cuando definimos ciertos usos de la IA como irresponsables, tenderemos a descuidar los usos responsables de la IA que tienen consecuencias negativas para varios miembros de la población. En lugar de considerar los usos “responsables” e “irresponsables” de la IA, necesitamos decidir qué no estamos dispuestos a sacrificar, independientemente de los beneficios que la IA promete proporcionar para algunos o la mayoría de nosotros. Los beneficios de la IA son tentadores, pero todo cambio implica pérdida. Necesitamos considerar seriamente esa pérdida.

Aunque a menudo pensamos en la tecnología como un medio de progreso, sin una comprensión estable de lo que significa ser humano, no podemos estar seguros de si estamos avanzando o retrocediendo… solo de que estamos moviéndonos. El progreso no puede significar solo que hemos inventado un nuevo dispositivo que tiene un conjunto específico de beneficios. También debe significar que organizamos nuestras vidas individuales y colectivas para privilegiar ideas como la creatividad humana (o ciertas expresiones de ella), por difíciles que sean de definir, porque las reconocemos como valiosas para nuestra humanidad. Entonces, ¿por qué podríamos decidir que nos importa la creatividad humana?

Primero, podemos concluir que los humanos no somos simplemente consumidores. Nuestras relaciones no son solo transaccionales sino narrativas. En cierta medida, desarrollamos una relación con aquellos que producen la música, el arte y la literatura que disfrutamos. La música, el arte y la literatura son expresiones de quienes las crean. Como tales, encontramos a otro ser humano a través del trabajo que producen. Entramos en una especie de diálogo interesante que nos familiariza con otras personas que han tomado el tiempo para registrar sus pensamientos a través de letras, prosa, imágenes y otros medios. Si bien es posible disfrutar de una canción, pintura o libro sin esa conexión, también podemos señalar varios casos en los que saber algo sobre el artista o autor o el contexto de vida que dio origen al arte producido mejora nuestra apreciación del mismo. El producto final es importante, pero el esfuerzo y la historia humana detrás del producto a menudo nos vinculan a ese producto de una manera más íntima (como cualquier padre que ha colgado el dibujo de su hijo en el refrigerador entenderá intuitivamente).

En segundo lugar, podemos llegar a ciertas convicciones sobre qué tipo de esfuerzo valoramos y por qué. Como alguien que hizo mucho arte en la escuela secundaria y ha escrito mucho desde entonces, tiendo a creer que el esfuerzo involucrado en tales ámbitos creativos es valioso en sí mismo. ¿Podría la IA producir arte y literatura de calidad similar a la de los humanos? Si no puede ahora, asumo que podrá en algún momento en el futuro. Sin embargo, el producto no es el punto. En cambio, el punto (o quizás la tesis) es que el esfuerzo, las energías que invertimos, los sacrificios que hacemos y las dificultades que sufrimos, nos forman en un tipo particular de personas que una vida sin ese esfuerzo no puede. El “producto” que la IA no puede replicar no es el arte, la literatura o la letra, sino el carácter humano forjado a través del éxito y el fracaso a medida que nos involucramos en nuestros diversos esfuerzos creativos.

Finalmente, podemos descubrir que perseguir nuestros deseos e intereses a través de tecnologías digitales no ha creado una situación en la que seamos la mejor versión de nosotros mismos. ¿Podemos decir realmente que el periodismo en la era digital es el periodismo que queremos? ¿Podemos decir realmente que las redes sociales nos han animado a ser el tipo de personas que siempre hemos querido ser? ¿Creemos que podemos pasar de nuestro estado actual a un estado más deseable subcontratando más de nosotros mismos a la tecnología? ¿Necesitamos reorientar nuestros deseos e intereses para que la “cola” tecnológica ya no mueva al “perro” humano? Este tipo de preguntas nos remiten a algo mucho más crucial que el uso “responsable” e “irresponsable” de la tecnología. Nos llevan a cuestionar si nuestros objetivos y fines nos han llevado al lugar equivocado. Si es así, también nos llevan a considerar dónde queremos estar y cómo pretendemos llegar allí.

La gobernanza de la IA es, en el mejor de los casos, una medida a medias porque asume que la IA es inevitable. La IA (y cualquier otra tecnología) debe estar en juego porque la tecnología no debería determinar quiénes somos como seres humanos. Necesitamos considerar qué no estamos dispuestos a ceder a la IA y por qué. La creatividad humana y los esfuerzos asociados a su creación no son triviales. No está del todo claro que reemplazar la creatividad humana con la creatividad de la IA sea beneficioso. Para afirmar que la IA será una “ganancia neta” para la sociedad, debemos hacer más que identificar sus beneficios. También debemos contabilizar las pérdidas que pueden reducir el florecimiento humano. La IA bien puede servir a la humanidad, pero nunca estaremos seguros de eso hasta que consideremos profundamente lo que significa ser humano.

Picture of James Spencer

James Spencer

El Dr. James Spencer actualmente se desempeña como presidente de Useful to God y presidente del D. L. Moody Center. Su libro más reciente, titulado Serpents and Doves: Christians, Politics, and the Art of Bearing Witness, está disponible en amazon.com. Anteriormente publicó Christian Resistance: Learning to Defy the World and Follow Jesus, Useful to God: Eight Lessons from the Life of D. L. Moody, Thinking Christian: Essays on Testimony, Accountability, and the Christian Mind, además de coautorizar Trajectories: A Gospel-Centered Introduction to Old Testament Theology.

No te lo pierdas

Recuperemos la desconfianza en el Estado | Amílcar Alcalá

Hace algunos años, el boliviano perdió la desconfianza. No me refiero a un comportamiento viciado que impide la interacción social, sino a ese filtro que aplicaban nuestros conciudadanos al escuchar un discurso político. Importaba no solo quiénes tenían palestra, una sigla política y la cobertura de los medios para representar

Leer Más >>

«Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga». Adam Smith

Scroll al inicio