El globalismo marxista no sobrevivirá | J.B. Shurk

Al final, el globalismo marxista fracasará. El empuje maquiavélico hacia un Gobierno Mundial Único fracasará. El plan maestro del Foro Económico Mundial para que una pequeña camarilla de «élites» egomaníacas gobiernen sobre los más de ocho mil millones de habitantes de la Tierra fracasará. ¿Por qué? Porque aquellos que conspiran para imponer tal despotismo sobre el resto de nosotros no tienen una visión significativa para el futuro.

Sobrevivir en pequeños apartamentos en mega-metrópolis, sin poseer nada propio, subsistiendo con una dieta de insectos y Soylent Green, anestesiando nuestras mentes con narcóticos y realidad virtual, y permaneciendo en un estado perpetuo de miedo por el «cambio climático» causado por el hombre no es forma de vivir. Existir sin lucha, aventura, crecimiento o propósito es vacío. «Gritar tu aborto» y ofrecerse para el suicidio asistido por el gobierno no inspira a nadie. La autocensura engendra conformidad, no creatividad. Obsesionarse con lo que es «políticamente correcto» no deja espacio para el pensamiento original. Preocuparse constantemente por ser castigado por difundir «desinformación» o ser «cancelado» por ofender al Estado es tortura psicológica.

El futuro que las «élites» globalistas desean imponer al resto de nosotros está desprovisto de significado personal. Carece de innovación y arte. Es una sentencia de muerte para la imaginación. Ahoga el alma en el miedo.

Una poderosa alianza de bancos centrales, agencias de espionaje, corporaciones multinacionales y gobiernos opresivos continuará exigiendo que la raza humana «acepte voluntariamente» las nuevas jaulas digitales que se están construyendo a su alrededor, pero nosotros, los humanos, no podemos ser controlados para siempre. Rebelarse contra nuestros amos está en nuestra naturaleza. Buscar nuestra independencia nos impulsa al desierto. Arriesgar todo por la libertad es lo que hace que muchos de nosotros nos sintamos más vivos. Los globalistas pueden torturarnos, intimidarnos, encarcelarnos y asesinarnos sin piedad, pero, al final, no lograrán nada más que fortalecer nuestra determinación y forjar un espíritu implacable entre la población. El globalismo marxista no sobrevivirá.

Una de las razones por las que no sobrevivirá es que simplemente es la reimposición de la monarquía y la aristocracia con ropas del siglo XXI. El privilegio real y noble se han reconfigurado como «expertise» burocrático, financiero o científico. Secretarios generales de organismos internacionales, directores de organizaciones clandestinas, directivos corporativos y gobernadores de bancos centrales son simplemente zares y príncipes modernos que empuñan espadas digitales de alta tecnología. Antes de la caída de la mayoría de las dinastías en el mundo, un campesino que preguntaba, «¿Por qué debo hacer lo que usted dice?» recibiría la respuesta, con la ayuda de un firme látigo o vara, «Porque soy tu señor, y debes obedecer.» Hoy, cuando un plebeyo pregunta, «¿Por qué debo usar dinero fiduciario, cerrar mi negocio por el COVID o permitir que los consejeros escolares le den bloqueadores de pubertad a mi hijo a mis espaldas?», un representante del gobierno insiste en que no estamos calificados para cuestionar a los «expertos».

Poner un título antes del nombre de alguien —especialmente la palabra «doctor»— se usa para evocar autoridad de la misma manera que un rey otorga privilegios a un barón, conde o duque. Así como los aristócratas no son genéticamente superiores a aquellos a quienes buscan «gobernar», los «expertos» no son más inmunes a los errores de juicio que aquellos a quienes buscan regular. Como un lector que se hace llamar «Abuelo» observó recientemente, «En mi vida, ‘la ciencia’ dijo que una lobotomía frontal era la cura para una serie de enfermedades mentales. ‘La ciencia’ dijo que seríamos un mundo congelado para 1980… Ahora, ‘la ciencia’ dice que un hombre puede convertirse en una mujer y una mujer en un hombre.» La ciencia, como sugiere Abuelo, es a menudo no más que un escudo heráldico usado para desviar críticas mientras se demanda un respeto no merecido.

Otra razón por la que el globalismo marxista no sobrevivirá es que no representa ningún principio más allá de la búsqueda y el ejercicio del poder bruto. Es una religión que glorifica a un puñado de «élites» globales como dioses y exige que todos los demás acepten sus filosofías como verdades evangélicas. Sin embargo, Bill Gates, Klaus Schwab, George Soros, Al Gore, John Kerry, Barack Obama y sus compañeros entusiastas del FEM son falsos profetas que no sirven a ningún interés mayor que el propio. Se han convertido en ídolos globalistas para que seguidores sin sentido los adoren profanamente. Y como todos los falsos ídolos, llevarán a sus acólitos a su propia desaparición.

Es importante apreciar que el Foro Económico Mundial está lleno de miembros que tienen poco parecido con el resto de nosotros. Incluso en nuestra era actual, cuando la convicción religiosa y la creencia en Dios han estado en declive, la gran mayoría de los seres humanos reconoce la existencia de un poder superior que influye en sus vidas. Los miembros del FEM, en contraste, son predominantemente ateos. Cuando describen nuestro universo, se basan enteramente en una comprensión incompleta de nuestra realidad física y no dejan espacio para un reino espiritual que complemente nuestra existencia.

Así, es bastante normal escuchar a los miembros del FEM describir el mundo como un producto del determinismo o del azar. En un mundo determinista, todo lo que ha sucedido o sucederá en el futuro está escrito en piedra por una larga secuencia de variables causales que están más allá de nuestro control. Después del Big Bang, las partículas subatómicas forman elementos; la materia se aglutina en gas, polvo, planetas, estrellas y galaxias; se forman nuevos compuestos moleculares; las proteínas y los ácidos nucleicos forman vida biológica; y los organismos vivos se comportan según sus planos genéticos. En otras palabras, todo lo que sucede a nuestro alrededor ya está determinado por una interacción matemática extremadamente compleja pero predecible de reacciones químicas, fuerzas gravitacionales y transformaciones de energía. En esta cosmovisión determinista, desde el momento del Big Bang, nunca hubo duda de que el universo eventualmente produciría a «Weird Al» Yankovic, largas filas en el DMV y una frenesí global sobre la Macarena. Eso me parece un universo absurdo, inspirado por Douglas Adams, pero así es como muchos de los miembros del FEM ven las cosas.

Aquellos que en cambio abrazan una comprensión de la mecánica cuántica del universo insisten en que el azar absoluto lo impulsa todo. En cada evento de la naturaleza, existe una función probabilística que refleja una gama de posibles resultados, y cuando se observa uno de estos resultados, se convierte en realidad. De nuevo, el libre albedrío y la agencia personal son esencialmente reemplazados por una secuencia matemática compleja de pura casualidad. Encuentro esta dependencia filosófica de nuestra comprensión incompleta del universo físico igualmente humorística. A menudo imagino a George Carlin entregando un monólogo en el que intenta averiguar si la obscenidad disparatada que está a punto de salir de sus labios ha sido trece mil millones de años en la fabricación o es tan escandalosa que colapsará todas las otras realidades alternativas en el multiverso. ¿Quién hubiera pensado que la probabilidad matemática eventualmente nos llevaría del Big Bang a las «siete palabras sucias» de Carlin?

Todo esto podría parecer un poco gracioso, pero cuando entendemos estas cosmovisiones como parte integral del globalismo marxista, son mortalmente serias. Las «élites» de Davos no creen en Dios, el libre albedrío o cualquier componente metafísico o espiritual de nuestra realidad. Son nihilistas que consideran la existencia, la virtud y la moralidad como completamente sin sentido. A pesar de haber llegado a una conclusión tan oscura, insisten en acumular un tremendo poder y gobernar sobre el resto de nosotros. No creen en nada, pero son incapaces de considerar puntos de vista opuestos. Su colosal narcisismo les impide ejercer una verdadera empatía. En otras palabras, los miembros del FEM sufren de un complejo de dios incurable.

No creo estar solo en concluir que si las personas más ricas y poderosas del mundo no creen en Dios ni en el libre albedrío, entonces no hay razón para sacrificar a nuestros hijos en Ucrania, vivir en la pobreza para luchar contra el «cambio climático», censurar nuestro discurso o hacer cualquier otra cosa que nuestros tiranos globales digan. No seguiré a «líderes» que no creen en nada más que en la preservación de su propio poder, riqueza y privilegio. Sospecho que miles de millones de personas sienten lo mismo.

J.B. Shurk

No te lo pierdas

Recuperemos la desconfianza en el Estado | Amílcar Alcalá

Hace algunos años, el boliviano perdió la desconfianza. No me refiero a un comportamiento viciado que impide la interacción social, sino a ese filtro que aplicaban nuestros conciudadanos al escuchar un discurso político. Importaba no solo quiénes tenían palestra, una sigla política y la cobertura de los medios para representar

Leer Más >>

«Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga». Adam Smith

Scroll al inicio