La izquierda es un tiburón: muere si deja de moverse | M.B. Mathews

Lo que diferencia a la izquierda radical de los conservadores es que los izquierdistas morirán si dejan de intentar cambiar las cosas. Ellos, como los tiburones, no pueden sobrevivir si dejan de avanzar. Lo llaman «progresismo», pero es una destrucción estudiada. Es lo que los físicos llaman «entropía» o desorden. Los izquierdistas deben cambiar las cosas por el puro placer de ejercer poder destructivo y revisionista sobre los demás. Es un gen recesivo de entropía.

La entropía es desorden, caos, el desgaste de las cosas. En política y cultura, es el colapso deliberado de estructuras o sistemas que han funcionado bien. La izquierda no puede ganar construyendo, creando o dejando en paz las cosas buenas. Al igual que los atenienses bíblicos en los días de San Pablo, que pasaron todo su tiempo hablando o escuchando «cosas nuevas», la izquierda, en su ardor desubicado por lo nuevo, debe destruir lo que ha funcionado bien y ha mantenido la paz en el pasado.

Hasta ahora, la izquierda está destruyendo el mérito a través de la ideología de género y la teoría crítica de la raza. Los izquierdistas están destruyendo la historia derribando estatuas y cambiando (o cerrando) universidades, teatros y calles. Están transformando al ejército en un festival de debilidad consciente del clima. Han difuminado las líneas sexuales en una locura patológicamente enfermiza. Se mueven implacablemente hacia adelante para cambiar las cosas; son tiburones, destruyendo todo a su paso. El estado benevolente de orden, equilibrio y armonía es como una descarga eléctrica para la izquierda: desconcertante e intolerable.

Fundamentalmente, los izquierdistas piensan de manera diferente, y eso es lo que los lleva a ser izquierdistas. No creo ni por un momento que no puedan ver que lo que están haciendo está mal. Todos tienen una brújula moral. Llámenlo revelación general, algo de Dios. Pero los izquierdistas ignoran sus brújulas a favor de obtener poder personal o atención. Esto es malvado. Se sienten bien, validados, cuando cambian algo que la gente ha disfrutado durante eones. Donde los izquierdistas pueden influir en otros, lo harán, y viven para esos momentos, porque para ellos, nada más despierta tanto como el poder transformador y destructivo sobre los demás.

Ser parte de un grupo de pensadores afines les da a los izquierdistas lo que les falta: propósito y significado. No están contentos siendo una influencia solitaria para el bien de otras personas o esfuerzos. No pueden funcionar solos por mérito. Deben ser parte de un grupo llamativo y reconocible como BLM o la última camarilla de antisemitas que odian a los judíos en los campus universitarios. Si lo que hacen no es ruidoso y público, notado y elogiado… no es suficiente. Deben interrumpir y hacer que algo beneficioso que existe deje de existir. Nunca deben permitir que otros sean felices, o habrán fracasado. Son el colectivo Borg, la mente colmena, las hormigas carpinteras que horadan estructuras culturales sólidas para colapsarlas desde dentro.

No puedes gritar «¡cállate!» a un izquierdista y pensar que realmente se callará. Parar no es una opción. El desorden, la entropía, es la sangre vital del izquierdista. Y así deben ser detenidos por otros.

¿Por qué los izquierdistas necesitan destruir? Es un trastorno narcisista de la personalidad. La ociosidad intelectual, el descontento con sus propias circunstancias y con dejar en paz las cosas buenas, es tan palpable que no pueden permitir la paz en la tierra. Deben desgarrar lo que les ofende, que es todo lo que ha funcionado en el pasado, probablemente porque no tenía nada que ver con ellos.

El caos causado por la izquierda, especialmente desde COVID y el robo de las elecciones de 2020, ha sido devastador para Estados Unidos. Debe ser eliminado, o aplastará el próspero sustrato tradicional que sustenta la herencia estadounidense. Ya está en camino de hacerlo ahora mismo. Si las elecciones de 2024 permiten que otro demócrata sea elegido presidente, podemos despedirnos de nuestro país. Más entropía nos matará. Ya ha corroído gran parte de la riqueza de los estadounidenses comunes, y no muestra signos de detenerse.

Comprender la mentalidad del izquierdista amante de la entropía es esencial para detenerlo. Imagina todo lo que funciona bien. Luego imagina una escuela de tiburones engulléndolo eternamente. Nunca se detendrán. Si no lo entendemos, seremos alimento de tiburón.

M.B. Mathews

No te lo pierdas

Recuperemos la desconfianza en el Estado | Amílcar Alcalá

Hace algunos años, el boliviano perdió la desconfianza. No me refiero a un comportamiento viciado que impide la interacción social, sino a ese filtro que aplicaban nuestros conciudadanos al escuchar un discurso político. Importaba no solo quiénes tenían palestra, una sigla política y la cobertura de los medios para representar

Leer Más >>

«Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga». Adam Smith

Scroll al inicio