La Guerra contra la Pascua | John M. Grondelski

Casi tan inevitable como la llegada de Santa Claus a los grandes almacenes y plazas de las ciudades, o la aparición de guirnaldas y adornos junto a los disfraces de Halloween, surge el debate anual sobre la «guerra contra la Navidad». La pregunta es si la Navidad está siendo borrada del ámbito público, con el reemplazo de «Feliz Navidad» por «Felices Fiestas», la expulsión de los villancicos de los coros escolares o las tazas de café genéricas en Starbucks.

Tengo dos preguntas diferentes: ¿Existe una guerra contra la Pascua? ¿Y la Pascua ha perdido?

Seamos honestos. La Pascua en Estados Unidos es cada vez más culturalmente invisible. «El fin de semana de Pascua» puede pasar desapercibido para un número creciente de personas.

Hay muchas razones para esta invisibilidad.

En primer lugar, la Pascua es mucho más fácil de ocultar. La Navidad, el 25 de diciembre, puede caer en cualquier día de la semana. La Pascua siempre caerá en un domingo, lo que significa que la Pascua siempre puede ser enterrada en el fin de semana. Diga adiós a sus colegas de trabajo el viernes y salúdelos el lunes: no hay una diferencia palpable entre la Pascua y cualquier otro fin de semana.

Otra razón es, al igual que la Navidad, la creciente secularización. Las festividades con raíces religiosas son sospechosas; las festividades con raíces religiosas en lo que sigue siendo la religión de la mayoría de los estadounidenses —el cristianismo— son particularmente sospechosas. Es una curiosidad de la modernidad que los estadounidenses se hayan dejado convencer por la proposición de que de alguna manera «la democracia» requiere que la mayoría se despoje de una identidad básica como precio por una participación «responsable» en la vida pública.

Pero así es. El distrito escolar de mi hijo en el norte de Virginia finge que la actual pausa de una semana es «vacaciones de primavera» (no muy diferente de que la Navidad sea «vacaciones de invierno» para nosotros, aspirantes a druidas). Y ese distrito ha insinuado que, en el futuro, la coincidencia actual de «vacaciones de primavera» con la Pascua podría estar en juego.

Cuando era niño y crecía en Nueva Jersey, recuerdo el Viernes Santo como un día festivo estatal. Cada vez más, no lo es. Solo alrededor de una docena de estados todavía lo reconocen. Cuando era niño y crecía en las décadas de 1960 y 1970, recuerdo que las estaciones de televisión de Nueva York prestaban atención a la Semana Santa. «La película de la tarde» del lunes, martes y miércoles era generalmente una película como La túnica sagrada o Rey de reyes o Barrabás. En honor a la coincidencia de la Pascua y la Pascua judía, ABC mantuvo una tradición hasta la década de 1980 de transmitir «Los Diez Mandamientos» de Cecil B. DeMille el domingo de Ramos por la noche.

Todo eso se ha ido con el viento…

La Navidad tiene una temporada previa. La Pascua también la tiene, pero se llama Cuaresma, que realmente no se presta para «celebración». Ahora bien, no llamamos a la temporada previa a la Navidad «Adviento», pero la temporada secular previa a la Navidad tampoco es realmente Adviento. No es tanto un tiempo de «preparación» para la Navidad como un adelanto de la festividad: como es poco probable que estemos juntos el 25 de diciembre, ¡tengamos nuestra «fiesta de Navidad» en algún momento a principios de diciembre! La Navidad se presta a ese tipo de anticipación porque el secularismo ha logrado hacer algo que no puede con la Pascua: vaciar su contenido explícitamente religioso.

Finalmente, la invisibilidad de la Pascua se debe a su naturaleza religiosa no transferible. A diferencia de la Navidad, la Pascua no se presta a una «traducción» secular. El Conejo de Pascua no puede reemplazar al Cristo Resucitado como Santa Claus puede eclipsar al Niño Jesús. Nuestras tradiciones de Pascua son bastante juveniles, sin equivalentes para adultos: el dar regalos de Navidad encuentra receptores jóvenes y mayores, pero los conejos de chocolate y las búsquedas de huevos de Pascua pierden su atractivo a una edad relativamente temprana. Y aunque alguna vez la gente hablaba del «desfile de Pascua», la casualización de nuestro vestuario significaba que el sombrero de Pascua desapareció, a más tardar, con Isabel II. Cuando era niño, recuerdo que la Pascua era un momento para zapatos y traje nuevos. ¿Qué niños —incluso qué adolescentes— tienen un traje hoy?

Finalmente, la Pascua no es como la cerveza sin alcohol: a diferencia de la Navidad, donde el mensaje cristiano se puede destilar en un «paz en la tierra» genérico, la proclamación de la Pascua de la conquista de la muerte no puede separarse de un acto de fe. O aceptas la Pascua o la rechazas. A diferencia de la Navidad, realmente no hay una versión «ligera» de la Pascua.

Entonces, a diferencia de la Navidad, realmente no hay una actual «guerra contra la Pascua». La Pascua ha sido desterrada, tal vez como algunos esperan hacer un día con la Navidad. Excepto que aquellos que promueven esa secularización nos ofrecen un calendario civil relativamente despojado de celebraciones comunes. «Navidad» aún sigue ahí, pero generalmente con el disfraz de «vacaciones de invierno». El Día de Acción de Gracias cada vez más cae en un torbellino de glotonería acompañado de agnosticismo sobre el destinatario de nuestras gracias. El 4 de julio reconoce los orígenes políticos de una nación, pero ¿es una nación «concebida en libertad» o «concebida en esclavitud», una dicotomía para la cual el contexto histórico es desestimado?

En otras palabras, ¿hay mucho «compartido» en nuestro calendario civil secular compartido?

.

Picture of John Grondelski

John Grondelski

John Grondelski (Ph.D., Fordham) es un ex decano asociado de la Escuela de Teología de la Universidad Seton Hall, en South Orange, Nueva Jersey. Todas las opiniones aquí expresadas son exclusivamente suyas.

No te lo pierdas

Recuperemos la desconfianza en el Estado | Amílcar Alcalá

Hace algunos años, el boliviano perdió la desconfianza. No me refiero a un comportamiento viciado que impide la interacción social, sino a ese filtro que aplicaban nuestros conciudadanos al escuchar un discurso político. Importaba no solo quiénes tenían palestra, una sigla política y la cobertura de los medios para representar

Leer Más >>

«Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga». Adam Smith

Scroll al inicio