La Falsa Premisa de la Lucha por la ‘Liberación’ de Palestina | Alex Gordon

¿Cuál es la lucha por la «justicia» en el Medio Oriente, en Estados Unidos o en Europa sobre la guerra de «Espadas de Hierro»?

Antes del establecimiento del Estado de Israel en 1948, había entre 800,000 y 900,000 judíos viviendo en países árabes. Hoy en día hay 2,000 judíos en Marruecos y 1,000 judíos en Túnez. Fuera de Israel, en países árabes, hay aproximadamente 450 millones de árabes y 3,000 judíos. Estos números significan que el mundo árabe se ha emancipado de los judíos. El mundo árabe ya está judenfrei (libre de judíos en alemán), es decir, ya está libre de judíos.

El área del mundo árabe es de 13 millones de kilómetros cuadrados, el área de Israel junto con los territorios controlados es de 27.8 mil kilómetros cuadrados.

La lucha por la «liberación» de Palestina desde «el río hasta el mar» significa buscar anexar Palestina, que incluye a Israel y es el 0.2% del área del mundo árabe, a su gigantesco territorio.

¿Es justo quitarle al pueblo judío su único estado y crear un 23º estado árabe en su lugar? La lucha por «justicia» es por la «liberación» del 0.2% de los territorios del mundo árabe, que aparentemente son necesarios para pacificar a los manifestantes pro-palestinos, satisfacer las demandas de la «humanidad progresista» enojada con los israelíes, eliminar «el mayor foco de tensión del mundo» y, aparentemente, para la completa victoria del antisemitismo.

La expulsión de las comunidades judías de los países árabes y musulmanes en el Medio Oriente y el Norte de África fue el resultado de intentos de hacer que estos países fueran judenfrei en la terminología utilizada por los nazis para realizar la «solución final a la cuestión judía».

El científico político estadounidense Peter Schotten escribió al respecto: «Los estados árabes respondieron de manera implacable a la guerra perdida [la guerra contra Israel en 1948] y a los recién desplazados refugiados árabes tomando medidas sistemáticas y represivas contra sus ciudadanos judíos. Se les despojó de la ciudadanía, se les arrestó y detuvo, se impusieron restricciones religiosas, se limitó la libertad de movimiento, se les congelaron los activos y se confiscaron propiedades, se cerraron oportunidades de empleo y se declaró al sionismo como un crimen».

La periodista británica Lyn Julius escribió en el Jewish Journal: «Apenas tres años después del final de la Segunda Guerra Mundial, los miembros de la Liga Árabe decidieron emular a los nazis. Decidieron hacer que el Medio Oriente árabe fuera judenfrei. Aplicaron leyes al estilo de Núremberg, criminalizando el sionismo, congelando cuentas bancarias judías, estableciendo cuotas e imponiendo restricciones de trabajo y viaje. El resultado fue un éxodo masivo de judíos».

En 1937, Walter Doehle, el cónsul alemán en Jerusalén, escribió: «Los árabes palestinos en todos los estratos sociales tienen una gran simpatía por la nueva Alemania y su Führer. […] Si una persona se identificaba como alemana cuando enfrentaba amenazas de multitudes árabes, esto por sí solo generalmente le permitía pasar sin obstáculos. Pero cuando algunos se identificaban haciendo el saludo ‘Heil Hitler’, en la mayoría de los casos la actitud de los árabes se convertía en una expresión de entusiasmo abierto y era acompañada por aplausos».

Cuando Túnez fue ocupado por los nazis entre noviembre de 1942 y mayo de 1943, unos 2,000 judíos fueron enviados a trabajar en campos de trabajo. La reacción de la mayoría musulmana de Túnez, según el historiador estadounidense Robert Satloff, fue «indiferencia generalizada». Escribió: «Los gestos de apoyo y la asistencia activa a una minoría que había sido desplazada, desposeída, saqueada y reclutada para trabajos forzados eran muy raros. Los transeúntes árabes fueron públicamente insultados y agredidos físicamente». Si los Aliados no hubieran liberado a Túnez de los nazis, a Libia de los fascistas italianos y a Argelia y Marruecos del régimen colaboracionista francés pro-nazi de Vichy en 1943, es seguro decir que la población árabe local no habría detenido la deportación de los judíos de Palestina y del mundo árabe a los campos de exterminio. La expulsión de los judíos de los países árabes fue una continuación del Holocausto de los judíos en Europa. La demanda de «liberación de Palestina» también significa el deseo de hacer que el territorio «del río al mar» sea judenfrei. Bajo los lemas de libertad para Palestina, los llamados nazis para judenfrei están mal disimulados.

La lucha por «justicia» y la «liberación» de Palestina se basa en un juego falso que combina el engaño con la autoengaño, en el que el antisemitismo alimenta la lucha por la destrucción «justa» de Israel. Con este fin, se ha creado la imagen de la «víctima», el pueblo árabe palestino oprimido por invasores capitalistas blancos, judíos ajenos al Oriente Árabe, que vinieron de Europa para robar tierras ajenas y dañar a la «víctima». Y a las «víctimas» se les otorga simpatía y compasión. Además, a veces (erróneamente) se asume que las «víctimas», traumatizadas por su sufrimiento, no son moralmente responsables de sus acciones. En un universo moral así, los actos terroristas contra civiles se justifican como las acciones y voces de los desesperados.

Cuando Túnez fue ocupado por los nazis entre noviembre de 1942 y mayo de 1943, unos 2,000 judíos fueron enviados a trabajar en campos de trabajo. La reacción de la mayoría musulmana de Túnez, según el historiador estadounidense Robert Satloff, fue "indiferencia generalizada".

Por resentimiento, la «víctima» puede matar al «depredador» en un estado de «autodefensa». En un estado de «afecto», la «víctima» puede violar, matar, aterrorizar, torturar, pero todo puede ser perdonado, porque ella es una «víctima». En esta descripción de la relación opresor-víctima, se acumula la falsedad sobre la falsedad. Los judíos vivieron en el territorio en disputa antes que los árabes, no son extranjeros sino nativos. No solo son blancos, sino nativos de colores de países árabes, e incluso negros de Etiopía. Los árabes atacaron a los judíos en 1948 en el momento del establecimiento del estado judío, cuando aún no había ocupación, porque la Guerra de los Seis Días de 1967 estaba todavía a 19 años de distancia, y el territorio en disputa de aproximadamente seis mil kilómetros cuadrados estaba en manos de países árabes, que por alguna razón no habían establecido un estado árabe palestino.
En 1948, los árabes palestinos recibieron un estado palestino de la ONU, pero no estaban interesados en ello en ese momento, porque su objetivo no era la creación de un estado árabe, sino la destrucción del estado judío recién creado. Siete ejércitos de todos los países árabes que existían en ese momento atacaron a Israel. Durante varios años, los numerosos árabes sufrieron derrotas a manos de los pocos judíos.
Después de estas derrotas militares de los ejércitos árabes contra el pequeño Israel, los árabes cambiaron su imagen: en lugar de un pequeño «depredador» judío molesto, convirtieron a un enemigo invicto en un gran ofensor del pequeño pueblo palestino. Para lograr que la «humanidad progresista» apoyara su lucha «justa» contra los israelíes, crearon una imagen de un pequeño pueblo palestino sorprendentemente similar al pueblo judío: un pequeño «pueblo palestino» disperso en diferentes países árabes, cuya tierra les ha sido arrebatada.
En realidad, el estado árabe de Palestina nunca existió. No se puede ocupar algo que nunca existió. El pueblo árabe palestino no es pequeño, es lingüísticamente parte de una nación árabe multimillonaria, que posee 23 países con un área de 13 millones de kilómetros cuadrados.
El asesinato de judíos no se llevó a cabo en un estado de pasión, sino a través de un terror bien organizado alimentado generosamente con dinero y armas por parte de los países árabes ricos en petróleo. La lucha no es por la autodeterminación del pueblo palestino, sino por la eliminación de Israel.
La «humanidad progresista», que acepta la falsa melodía como verdadera, no quiere notar el terror antihumano y antisemita de las «víctimas». Bajo la lucha por «justicia» hay un plan mal disimulado para eliminar a Israel.
Las acciones brutales de Hamas el 7 de octubre de 2023 son acciones de los nazis. La «liberación» de Palestina es la realización del plan nazi de judenfrei. Si Hamas se comporta como un nazi, es un nazi. Esta conclusión está siendo desafiada por multitudes antisemitas de manifestantes pro-palestinos en Europa y en universidades y colegios estadounidenses, apoyados por extremistas de izquierda en el partido Demócrata de Estados Unidos y el miedo de la administración actual de Estados Unidos a los simpatizantes nazis.

Alex Gordon

Es historiador norteamericano.

No te lo pierdas

Recuperemos la desconfianza en el Estado | Amílcar Alcalá

Hace algunos años, el boliviano perdió la desconfianza. No me refiero a un comportamiento viciado que impide la interacción social, sino a ese filtro que aplicaban nuestros conciudadanos al escuchar un discurso político. Importaba no solo quiénes tenían palestra, una sigla política y la cobertura de los medios para representar

Leer Más >>

«Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga». Adam Smith

Scroll al inicio