Karl Marx está vivo y bien en la América de 2024 | Vince Coyner

El marxismo fue fácilmente la teoría política más destructiva jamás puesta en práctica. A lo largo del siglo XX, fue responsable de matar intencionalmente a más de 100 millones de personas. Para poner ese mal en contexto, la trata de esclavos hacia los Estados Unidos fue de 400,000 personas, el número de congoleños muertos durante el reinado del Rey Leopoldo II de Bélgica se estima en hasta 10 millones, y el número total de muertes durante la Segunda Guerra Mundial fue de 73 millones. Pero el comunismo supera a todos ellos combinados. ¡Y la mayoría de esos números provienen de gobiernos matando a sus propios ciudadanos! Menciono todo esto porque el padre del comunismo, Karl Marx, ha estado en mi mente últimamente.

Marx fue un ser humano despreciable. A menudo se dice que nunca tuvo un trabajo en su vida. Eso no es técnicamente cierto. Aunque tenía un doctorado, su radicalismo impidió que la mayoría de las universidades lo contrataran. Fue escritor y editor para varias publicaciones, la mayoría de las cuales quebraron porque nadie las leía o fueron cerradas por gobiernos que buscaban reprimir lo que veían como sedición. Escribió para el New York Daily Tribune durante una década y más tarde para el New York Sun. Ninguno de estos trabajos pagaba particularmente bien o de manera constante (excepto el Tribune), y lo que le pagaban Marx a menudo lo gastaba en alcohol y tabaco.

La familia de Marx vivió en pobreza y deuda toda su vida y, a menudo, pasaron hambre y fueron desalojados varias veces. Esto a pesar de que Marx recibió herencias sustanciales de sus padres y tomó numerosos «préstamos» de amigos. Tuvo al menos siete hijos con su esposa, pero solo tres sobrevivieron hasta la edad adulta, en parte debido a la pobreza de la familia y su consecuente desnutrición. Pero Marx nunca tomó un trabajo que sostuviera económicamente a su familia y les diera sustento suficiente. En realidad, Marx pasó la mayor parte de su vida adulta mantenido por su amigo, coautor y vasallo de facto, Friedrich Engels, el hijo de un fabricante textil.

Además de ser un hipócrita, arrogante, condescendiente y violento con palabras y a veces con hechos, Marx también era un hombre desaliñado. Bebía en exceso, fumaba y casi nunca se bañaba. Un espía alemán, después de visitar a Marx, informó: «[Marx] lleva la existencia de un intelectual bohemio. Lavarse, arreglarse y cambiarse de ropa son cosas que hace rara vez, y a menudo está borracho.» También era racista y antisemita, a pesar de su herencia judía (su padre se convirtió al cristianismo por razones políticas y económicas).

Marx pasó prácticamente toda su vida adulta denunciando la desigualdad y los «fracasos» del capitalismo y proponiendo el comunismo como reemplazo del capitalismo y la democracia, una teoría que él y Engels describieron en El Manifiesto Comunista. Pero la cuestión es que Marx no tenía ninguna conexión directa con el capitalismo real aparte de tomar el dinero que producía para mantenerlo a él y a su familia. No tenía experiencia en iniciar un negocio, construir un negocio, gestionar nóminas, seguros, proveedores, clientes, empleados, sindicatos o cualquier otra cosa. No, todo lo que sabía sobre negocios y economía lo aprendió leyendo.

No es imposible aprender sobre economía leyendo. He leído los libros de Thomas Sowell y me siento mejor informado por haberlo hecho. Pero a diferencia de Marx, Sowell realmente trabajó en el gobierno y observó las consecuencias reales de los programas gubernamentales. Además, vincula directamente su trabajo a datos específicos de una amplia variedad de fuentes del mundo real. Cita empresas específicas, programas gubernamentales, medidas económicas y estudios cuando escribe.

Marx no hace nada de eso. La mayor parte de la información que Marx recopiló durante su carrera fue de varios filósofos, políticos, económicos y otros. Estos incluían, entre otros, a Adam Smith, James Mill, Robert Owen, Charles Fourier y, por supuesto, Friedrich Hegel. Pero nunca visitó una fábrica, un molino o una mina, ni interactuó con el proletariado que defendía. Sin embargo, sí interactuó con una esclava virtual, su criada de toda la vida, a quien nunca le pagó y con quien tuvo un hijo que se negó a reconocer.

Marx fue un ser humano despreciable. A menudo se dice que nunca tuvo un trabajo en su vida.

Engels, por otro lado, sí tenía experiencia en el negocio manufacturero de su familia. En 1842, su padre alemán lo envió a Manchester, Inglaterra, para alejar al joven impresionable de la política radical que infectaba Prusia. Sin embargo, ya era demasiado tarde, ya que Engels ya estaba radicalizado y encaminado en el camino que definiría su legado.

Engels visitaría los barrios más pobres de Inglaterra y compartiría sus observaciones con Marx. Dejó la empresa familiar en 1844 y no regresó hasta 1850, dos años después de la publicación de El Manifiesto Comunista. Gran parte de lo que Engels escribiría, sin embargo, estaba adornado, sacado de contexto o era una mentira descarada, una característica que él y Marx compartían.

Aunque Engels tenía una experiencia limitada con el proletariado, Marx no tenía ninguna y no la quería. Se abstuvo cuando Engels lo invitó a visitar fábricas con él, ni consultó a su tío comerciante sobre negocios, excepto en un solo asunto familiar. Sin embargo, la falta de evidencia o experiencia real con cualquier cosa fuera de la lectura no impidió que Marx escribiera sobre la destrucción de toda la civilización occidental.

La libertad individual y la propiedad privada desaparecerían, mientras que el gobierno controlaría los medios de comunicación, transporte y producción. Simultáneamente, socavaría la familia y dictaría dónde vivirían los ciudadanos. Marx propuso un mundo comunista sin entender cómo funciona realmente el mundo. Al hacerlo, ignoró las lecciones de New Harmony, Indiana, el fallido intento de Robert Owen de construir un nirvana socialista en América, un tema sobre el cual Marx ciertamente habría sabido.

Marx entendía que, para alcanzar sus objetivos preferidos, la democracia no funcionaría, pero la violencia sí. En 1848, escribió: «solo hay una manera en la que las agonías de muerte asesina de la vieja sociedad y los dolores de parto sangrientos de la nueva sociedad pueden ser acortados, simplificados y concentrados, y esa manera es el terror revolucionario.»

Ese compromiso con la violencia me lleva a por qué Marx ha estado en mi mente. ¿Algo de lo anterior suena familiar? ¿Un individuo vil, egocéntrico y arrogante con mala higiene, muy educado, con poca o ninguna experiencia en hacer algo que se parezca al trabajo productivo, mientras pasa su tiempo denunciando a la sociedad y abogando por su derrocamiento violento?

Debería, porque estamos viendo a miles de individuos, muchos de ellos altamente educados (¡incluyendo abogados!) y la mayoría sin experiencia en producir nada en el mundo real, manifestándose violentamente por el derrocamiento de los Estados Unidos tal como los conocemos. Desde Portland hasta Nueva York, Atlanta hasta Tampa, cada vez que obtenemos las fotos policiales y los informes de los arrestados, se ven exactamente como cabría esperar: desaliñados, aspirantes modernos a Karl Marx. La mayoría son agitadores profesionales, yendo de un lugar a otro causando problemas.

Mientras que Marx tenía una visión (aunque absurda e imposible) con la que quería reemplazar la democracia y el capitalismo, los agitadores de hoy son nihilistas sin un plan más allá de destruir América. Ellos, como Marx, son parásitos que no hacen nada productivo para la sociedad. No saben cómo funciona realmente el mundo ni cómo construir algo productivo. Todo lo que saben hacer es lanzar puñetazos, piedras y cócteles Molotov mientras se quejan de la sociedad que los alimenta.

Pero eso es lo hermoso de la izquierda: nunca necesita haber una conexión entre las ideas y la realidad. Es suficiente criticar, teorizar y legislar, sin necesidad de pruebas, y luego dejar que las fichas caigan donde puedan.

Con Marx, la humanidad pagó un terrible precio por tal locura. Uno pensaría que los estadounidenses habrían aprendido algo de esa historia. Tristemente, sin embargo, viendo el apoyo que mantiene el partido demócrata, y no se equivoquen, el partido demócrata de hoy es una encarnación moderna de la teoría de Marx, muchos aparentemente no lo han hecho.

Vince Coyner

Vince Coyner es escritor, analista y académico revisionista de la historia oficial.

No te lo pierdas

Recuperemos la desconfianza en el Estado | Amílcar Alcalá

Hace algunos años, el boliviano perdió la desconfianza. No me refiero a un comportamiento viciado que impide la interacción social, sino a ese filtro que aplicaban nuestros conciudadanos al escuchar un discurso político. Importaba no solo quiénes tenían palestra, una sigla política y la cobertura de los medios para representar

Leer Más >>

La Guerra del Occidente contra Dios | J.B. Shurk

Quizás la cualidad más sorprendente de los líderes mundiales hoy en día es que no creen en mucho más allá de sus propios deseos y necesidades. Muchos simularán creer en Dios por el bien de las apariencias, pero es difícil encontrar verdaderos creyentes. En Occidente, donde el cristianismo ha dado

Leer Más >>

«Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga». Adam Smith

Scroll al inicio