El Mundo Libre | Lars Møller

Hay momentos en los que grandes guerras producen resultados minúsculos, libradas solo para reorganizar piezas en un tablero de ajedrez (Guerra de Sucesión Española) — y momentos en los que pequeñas escaramuzas pueden hacer o deshacer una civilización (La batalla de las Termópilas).

Esto es lo que estamos viendo ahora.

Reconocer tales instancias no es una hazaña menor.

En la batalla de las Termópilas, ¿eran los espartanos realmente moralmente preferibles a los persas? Ambos tenían liderazgo indoeuropeo, por lo que esto no se trataba de raza. Los persas eran una tiranía autocrática con un rey semidivino, sin embargo, los espartanos eran una monstruosidad totalitaria.

Entonces, ¿qué lado tenía razón?

La clave estaba en la cultura griega subyacente. Mientras que Esparta era una pesadilla, el resto de Grecia no lo era. Otras ciudades-estado griegas tenían un concepto del valor del individuo y un incipiente sentido de la democracia. E incluso Esparta tenía un concepto de derechos para las mujeres.

Según los estándares falsos de hoy, Persia era un mundo multicultural que incluía etnias de color autónomamente semiempoderadas, mientras que Esparta era elitista y blanca. (Los racistas de principios del siglo XX pensaban que los espartanos estaban cerca del ideal nórdico. ¡Uf!).

El carácter espartano, si eso es alguna prueba de raza … indicaría antecedentes nórdicos en lugar de mediterráneos. — La desaparición de la gran raza

Sin embargo, sería la multicultural Persia la que caería en el despotismo histórico mientras que la antigua Grecia (irremediablemente blanca) inventaría la civilización occidental (y también la civilización ortodoxa). Si uno hubiera sido un observador neutral en el 480 a.C., habría requerido cierto discernimiento para comprender eso. Sin embargo, incluso aunque Esparta fuera un representante defectuoso de Grecia, en general la batalla fue una lucha entre luz y oscuridad, bien y mal, libertad y tiranía.

Es alrededor de este tiempo que la historia occidental se vuelve clara y comienza a emerger de las nieblas del mito, gracias en gran parte a esos griegos.

Un siglo y medio después de la batalla de las Termópilas, la civilización griega (occidental) chocaría con los judíos, cuando Alejandro Magno capturaría Jerusalén. Fue a partir de este choque que comenzaría la civilización mundial (no solo griega o judía).

A diferencia de los asirios anteriores que saquearon y se llevaron a las diez tribus del norte de Israel, y a diferencia de los babilonios que saquearon Jerusalén, los griegos (occidentales) tenían una apreciación por la alta civilización. De hecho, veían su misión como una de civilizar al bárbaro, lo que suena sospechosamente colonialista.

Alejandro fue persuadido de no destruir el templo y supuestamente hizo una ofrenda simbólica al Dios de Israel.

Después, Alejandro es llevado a Jerusalén donde ofrece un sacrificio a Dios en el Templo, «según la dirección del sumo sacerdote». — Cuando Alejandro Magno llegó a Jerusalén

No está claro si la historia es apócrifa; pero si es verdad, hay que recordar que Alejandro también empezaba a verse a sí mismo como un dios, y solo pudo haber actuado por cortesía profesional. Estaba empezando a adoptar los malos hábitos del mundo oriental.

Lo que también es claro es que los griegos no eran como los otros enemigos de Israel (al menos, no al principio). Los egipcios, los asirios, los babilonios estaban genuinamente perturbados. Los egipcios adoraban a las ranas. Los asirios y babilonios eran violentos sin sentido.

Los hebreos fueron tomados por sorpresa por una cultura griega que podía competir con la suya. Los griegos tenían matemáticas avanzadas, teoría musical, arquitectura impresionante, literatura maravillosa, arte grandioso y los Juegos Olímpicos. Era fácil menospreciar a los egipcios, pero no se podía hacer eso con los griegos (occidentales).

Los rabinos se volvieron locos cuando los jóvenes judíos comenzaron a abrazar la cultura griega. Llamaron a esto la crisis de la helenización. [James Mitchener también describió este fenómeno en «La Fuente.» -ed.]

Si los rabinos no se hubieran alarmado, habrían notado que la influencia iba en ambas direcciones. Las Escrituras hebreas fueron traducidas al griego y fueron leídas por los griegos.

 

Francia y Gran Bretaña, envueltas en guerras étnicas en sus ciudades, colapso institucional y autonegación cultural, hace mucho que dejaron de ser líderes mundiales.

Bush estaba frenético, carecía de una visión independiente de la situación y de una orientación adecuada. Su sucesor, Barack H. Obama, un encantador esbelto con notables dotes de oratoria, promovió sutilmente la conciencia de la identidad étnica y llevó a Estados Unidos aún más cerca del abismo. Tan seguro de sí mismo estaba que imaginaba que podía apaciguar a los tiranos del Tercer Mundo expresando autoreproche en nombre de América. Al final, falló en su responsabilidad moral hacia los oprimidos del mundo, incluidos los civiles gaseados y los rebeldes en la guerra civil siria. Durante su mandato, el cristianismo perdió terreno frente a una rama del relativismo moral que fomentaba las absurdidades de la política de identidad en casa y señalaba en el extranjero que Estados Unidos renunciaba a cualquier monopolio sobre la verdad y, por lo tanto, a cualquier derecho a interferir en los conflictos de otras naciones.

Entonces llegó Donald J. Trump. Crítico declarado del «pantano» de Washington, ganó apoyo de los estadounidenses porque tenía el coraje de abordar los problemas señalados por otros de manera directa e intrépida. Aparentemente, percibió las implicaciones demográficas —y electorales— a largo plazo de la invasión migratoria desde México. Desafiando demandas judiciales y burlas, tomó la decisión de construir un muro a lo largo de América en la frontera sur. Su sucesor, Joseph R. Biden Jr., revirtió sus políticas de inmigración e invitó a millones de extranjeros a Estados Unidos.

Puede ser que Biden —similar a Lyndon B. Johnson y otros estrategas demócratas— espere redimir el dividendo electoral en algún momento futuro. Sin embargo, la garantía de victorias electorales demócratas tiene un alto costo. Al permitir que millones de migrantes del Tercer Mundo invadan el país, lo que lleva a cambios formidables en la demografía estadounidense, los demócratas están cambiando para siempre la cara de América. Con el colapso de la estabilidad étnica, las instituciones de la sociedad, incluida la democracia misma, están en riesgo de corrupción. Se trata en última instancia de tradiciones profundamente arraigadas, cohesión social y lealtad genuina a los ideales de los Padres Fundadores. El delicado equilibrio que ha prevalecido desde el nacimiento de la nación está casi perdido.

Los observadores antropológicos se refieren a la «brasileñización» de América del Norte, transmitiendo una imagen de felices bailarines de samba y hermandad carnal sin fronteras. A tono con los tiempos, algunos de ellos felicitan a los estadounidenses por la creciente diversidad. Lo cierto es que la cultura estadounidense está a punto de cambiar. Adoptando hábitos institucionales de América Latina a gran escala, América del Norte no puede seguir siendo América, como la hemos conocido en el pasado, sino que debe transformarse en algo más. Sea lo que los migrantes proporcionen en términos de cocinas exóticas y ritos, la experiencia contradice en gran medida una relación confiable entre su herencia cultural y una sociedad ordenada bajo el imperio de la ley.

Entonces, ¿cómo puede una nación estadounidense actualmente obsesionada con vagas nociones de «equidad», «diversificación étnica» y abolición de «constructos biológicos», habiendo caído en el relativismo moral, liderar el mundo libre? ¿Cómo puede salvar al Occidente de la aniquilación en los libros de historia, dada la determinación de las conspiraciones antioccidentales en todo el mundo y la presión demográfica cada vez mayor?

Bueno, ¿nos atrevemos a creer que América es algo verdaderamente especial en la historia —vibrante, decidida e indomable? Si es así, puede que haya una persona viva, una hija o hijo de esa gran nación, esperando cambiar el curso de los acontecimientos.

 

Picture of  Lars Møller

Lars Møller

Después de estudios filosóficos en la Universidad de Copenhague, Lars estudió medicina y luego se convirtió en especialista en psiquiatría. Además, es un especialista certificado en psicoterapia psicodinámica. Hoy en día, es el médico jefe en una clínica psicoterapéutica para pacientes con trastornos de personalidad graves, trastorno de estrés postraumático, etc. - Sir Karl R. Popper, Otto F. Kernberg y Sir Roger V. Scruton están entre sus héroes intelectuales.

No te lo pierdas

Recuperemos la desconfianza en el Estado | Amílcar Alcalá

Hace algunos años, el boliviano perdió la desconfianza. No me refiero a un comportamiento viciado que impide la interacción social, sino a ese filtro que aplicaban nuestros conciudadanos al escuchar un discurso político. Importaba no solo quiénes tenían palestra, una sigla política y la cobertura de los medios para representar

Leer Más >>

«Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga». Adam Smith

Scroll al inicio