El Dinero Sigue Siendo Importante: El Caso de Argentina | James A. Dorn

Hoy en día, el mundo se encuentra en un estándar de dinero fiduciario puro. A diferencia del clásico patrón oro, no hay un mecanismo para mantener la estabilidad de precios a largo plazo. Una vez que el genio de la inflación sale de la botella, el banco central puede ser capaz de domar la inflación, pero volver al nivel de precios previo a la inflación no es una opción viable. Por lo tanto, es esencial que los poderes monetarios de los bancos centrales estén estrictamente limitados y que exista una clara separación entre la política monetaria y fiscal para que el banco central no pueda monetizar la deuda gubernamental.

El desafío es hacer cumplir una regla monetaria que ancle el nivel de precios a largo plazo y evite un crecimiento monetario excesivo o insuficiente. Esa es una tarea difícil porque los políticos suelen ser miopes. Tienden a pensar en términos de políticas que tengan resultados inmediatos en lugar de lo que se necesita hacer para lograr la prosperidad a largo plazo. Argentina es un caso prominente: una vez fue una de las naciones más ricas del mundo y ahora está plagada de hiperinflación y una tasa de pobreza del 57.4 por ciento.

Las Travesuras Monetarias de Argentina

En 2023, Argentina alcanzó una tasa de inflación del 211 por ciento, la más alta desde principios de la década de 1990. Esa tasa sigue aumentando a medida que las personas huyen del peso hacia el dólar estadounidense y el banco central financia el gasto gubernamental pródigo. El nuevo presidente de Argentina, Javier Milei, ha llamado a recortar el gasto gubernamental y dolarizar la economía para poner fin a la hiperinflación y restaurar el crecimiento económico. Pero sus políticas enfrentan vientos políticos en contra por parte de partidos de oposición.

La crisis de Argentina refuerza la lección de que si un banco central se politiza, y carece de un principio rector, la confianza pública en la moneda se evaporará. También desacredita el mito de que el crecimiento del dinero es inmaterial para determinar la inflación (es decir, un aumento sostenido en el nivel de precios del dinero). Obviamente, las personas no podrían elevar los precios en general si no tuvieran el dinero para hacerlo. Y solo el banco central tiene el poder de crear dinero de la nada e introducirlo en circulación comprando deuda gubernamental.

La causa fundamental de la hiperinflación en Argentina es el exceso de crecimiento del dinero provocado por la accommodación del banco central de la prodigalidad fiscal. En efecto, los políticos han capturado el banco central para su propio beneficio mientras que otros soportan el costo de una inflación más alta. Los gobiernos provinciales gastan libremente y tienen déficits sabiendo que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) los financiará. Lo mismo ocurre con el gobierno federal.

En respuesta a la COVID-19, el presidente Alberto Fernández aumentó dramáticamente el gasto. Como resultado, el crecimiento interanual de la oferta monetaria aumentó casi un 50 por ciento durante el primer semestre de 2020. Para contrarrestar el impacto inflacionario del gasto de estímulo, el BCRA estableció la facilidad Leliq que drenó la liquidez del sistema financiero vendiendo valores a corto plazo en el mercado. El problema, sin embargo, es que a medida que los Leliqs vencían, el BCRA tenía que aumentar las tasas de interés para alentar a los bancos a comprar más de ellos o imprimir pesos para redimirlos y enfrentar incluso una mayor inflación. El BCRA hizo ambas cosas, como informó Walter Bianchi para Reuters en julio de 2020. El presidente Milei reconoce el riesgo de inflación que el sistema Leliq supone, y su ministro de economía, Luis Caputo, está abordándolo.

Con la inflación disparándose, se ha arraigado en el psique público. La amplia expectativa de inflación futura ha destruido cualquier credibilidad que el BCRA pudiera haber tenido. En consecuencia, la demanda de pesos ha caído bruscamente, lo que quiere decir que la velocidad monetaria ha aumentado, aumentando aún más la tasa de inflación. Es por eso que Milei quiere abolir el banco central y dolarizar la economía.

El desafío es hacer cumplir una regla monetaria que ancle el nivel de precios a largo plazo y evite un crecimiento monetario excesivo o insuficiente. Esa es una tarea difícil porque los políticos suelen ser miope.

Lección Principal de la Crisis: El Dinero Importa
La lección principal de la experiencia argentina es que el dinero importa para determinar el nivel de precios y su trayectoria. Bajo un régimen de dinero fiduciario, un banco central puramente discrecional—sujeto a presiones políticas para monetizar la deuda gubernamental—probablemente inflará y, por lo tanto, erosionará el poder adquisitivo del dinero. Si bien los cambios a corto plazo en el nivel de precios pueden ser causados por shocks de oferta, el valor a largo plazo del dinero está determinado principalmente por cambios en la demanda y la oferta de dinero. Solo manteniendo la oferta de dinero en línea con la demanda de saldos de efectivo, el banco central puede lograr una estabilidad de precios a largo plazo y retener la confianza pública en la moneda.

Propuesta de Dolarización de Milei: Una Advertencia
El llamado del presidente Milei a la dolarización para anclar el peso implica poner la política monetaria argentina en manos de la Reserva Federal de EE. UU. Sin embargo, la Fed también opera bajo un estándar de dinero fiduciario y carece de una regla monetaria para guiar su comportamiento. Por supuesto, el dólar estadounidense es una moneda de reserva confiable, y existe una línea creíble entre la política fiscal y monetaria, pero esa línea aún está sujeta a manipulación política. El gobierno de EE. UU. enfrenta déficits grandes y crecientes, con un riesgo creciente de ser monetizados. Por lo tanto, aunque reemplazar el peso con el dólar tiene sentido, no elimina la amenaza de futuras inflaciones—aunque sean de un solo dígito en lugar de tres.
En conclusión, tanto Argentina como Estados Unidos necesitan rectitud fiscal y una política monetaria basada en reglas destinada a una estabilidad de precios a largo plazo. Desmitificar el mito de que el dinero es inmaterial para determinar la inflación es el primer paso hacia una política monetaria más racional.

Picture of James A. Dorn

James A. Dorn

James A. Dorn ha escrito ampliamente sobre la política de la Reserva Federal y la reforma monetaria, y es un experto en el desarrollo económico de China. Ha editado más de diez libros, incluyendo "La búsqueda de dinero estable" (con Anna J. Schwartz); "El futuro del dinero en la era de la información"; "Alternativas monetarias: repensando el dinero fiduciario gubernamental"; "Política monetaria en un mundo incierto"; "Populismo y el futuro de la Reserva Federal"; y "China en el nuevo milenio". Sus artículos han aparecido en el Wall Street Journal, Financial Times, South China Morning Post y revistas académicas. Ha sido columnista para Caixin y Forbes.com. Desde 1982 hasta 2022, Dorn se desempeñó como editor de la Cato Journal. Fue miembro de la Comisión de Académicos Presidenciales de la Casa Blanca (1984-1990), y académico visitante en la Universidad Centroeuropa en Praga y la Universidad Fudan en Shanghái. Posee un doctorado en economía de la Universidad de Virginia.

No te lo pierdas

Recuperemos la desconfianza en el Estado | Amílcar Alcalá

Hace algunos años, el boliviano perdió la desconfianza. No me refiero a un comportamiento viciado que impide la interacción social, sino a ese filtro que aplicaban nuestros conciudadanos al escuchar un discurso político. Importaba no solo quiénes tenían palestra, una sigla política y la cobertura de los medios para representar

Leer Más >>

«Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga». Adam Smith

Scroll al inicio