Biden, el Transgenerismo y hacer que el Cristianismo sea Más Invisible | Ryan Bomberger

Como Presidente, tienes que tomar innumerables decisiones difíciles. Algunas cosas son simplemente más importantes que otras. Elegir celebrar la Pascua, la festividad cristiana más sagrada, sobre la propaganda LGBTQ no debería haber sido una de ellas.

Biden, en cambio, eligió destacar en Viernes Santo —el día en que Cristo se sacrificó en una brutal crucifixión para liberarnos del pecado— una proclamación del “Día de la Visibilidad Transgénero”. Uno podría esperar esto de un Presidente ateo, pero ciertamente no de alguien que afirma ser un católico practicante. Biden proclamó, en parte, en el sitio web de la Casa Blanca: “En el Día de la Visibilidad Transgénero, honramos la extraordinaria valentía y contribuciones de los estadounidenses transgénero y reafirmamos nuestro compromiso como Nación de formar una Unión más perfecta —donde todas las personas son creadas iguales y tratadas de manera igual a lo largo de sus vidas”.

Entonces, ¿ahora, un hombre que se apropia de la feminidad es “valiente”? ¿Un hombre que cambia su masculinidad por una feminidad falsa es valiente? ¿Que los hombres desplacen y reemplacen a las mujeres en los deportes es algo extraordinario? ¿Las horas de cuento de Drag Queen, donde algunos con antecedentes penales imitan actos de striptease, son “contribuciones” a nuestra sociedad? ¿Somos “más perfectos,” o somos más pervertidos mientras los adultos “trans” simulan actos sexuales frente a niños pequeños en “espectáculos de drag” aptos para familias? El Presidente estadounidense más proabortista, cuyo partido defiende la destrucción de los más marginados, intenta hablar elocuentemente sobre la igualdad. Y falla.

De hecho, es la parte de la igualdad la que quiero explorar un poco más.

Biden emitió una Proclamación de 635 palabras que adoraba al transgenerismo declarando: “Los estadounidenses transgénero son parte del tejido de nuestra Nación… Son amados. Son escuchados. Son comprendidos. Pertenecen. Son América, y todo mi Administración y yo estamos de su lado.” Ninguna declaración de este tipo se hizo sobre los cristianos durante la festividad de Pascua. De hecho, Biden emitió un insignificante fragmento de 94 palabras sobre la Pascua. A pesar de que cerca de 5,000 cristianos son asesinados por su fe cada año en todo el mundo, no se mencionó nada sobre su valentía, sus contribuciones, sus ministerios y caridades aliviando el sufrimiento, o sus muertes a manos de una verdadera persecución.

A principios de este mes, el Presidente Biden logró emitir un comunicado de 492 palabras celebrando el “mes santo” islámico del Ramadán. Eso es más de cinco veces más palabras que su declaración para la Pascua. Y nuevamente, expresó cuánto significan los musulmanes para América: “A los musulmanes de todo nuestro país, por favor, sepan que son miembros profundamente valorados de nuestra familia estadounidense.” No dijo nada similar sobre los cristianos. Supongo que no pasamos el corte de Diversidad, Inclusión y Equidad (D.I.E.).

Bueno, para ofrecer un poco de equilibrio en mi crítica, el ex Presidente Obama ofreció un mensaje aún más corto en Pascua que era simplemente de 75 palabras. George W. Bush ofreció 206 palabras poderosas; Trump ofreció trescientas quince. Pero sabes lo que no fue una declaración corta y obligatoria ni de Obama ni de Biden? Sus extensos homenajes dados a principios de marzo (594 palabras y 948 palabras, respectivamente) al líder laboral estadounidense, Cesar Chávez, casi deificándolo sin mencionar su deterioro psicológico hacia la paranoia, la purga frenética de cualquiera que lo disputara, y su retiro a un centro de rehabilitación de culto (Synanon). Chávez no era Jesús, pero aparentemente merecía mucho más elogio y adoración que el Salvador para los Presidentes Demócratas.

Entonces, ¿ahora, un hombre que se apropia de la feminidad es “valiente”? ¿Un hombre que cambia su masculinidad por una feminidad falsa es valiente?

La administración de Biden es indudablemente hostil hacia la fe que él dice sostener. Lo hemos visto en sus políticas y su propaganda desde su primer día en el cargo. El «Día de la Visibilidad Transgénero», independientemente de que coincida con la Pascua, no merece ser legitimado, y mucho menos adorado en un día sagrado para casi 2.5 billones de cristianos en todo el mundo. Hay demasiada desinformación en la proclamación de Biden para desmantelarla, pero una afirmación sobresalió más que otras. Él afirmó que «los transexuales merecen, y tienen derecho a, los mismos derechos y libertades que cualquier otro estadounidense, incluida la libertad más fundamental de ser ellos mismos». Estoy completamente a favor de la libertad de expresión. Sin embargo, eso no se traduce en la libertad de opresión de su movimiento. Esto es exactamente a lo que ha llevado el culto al transgenerismo mientras el Partido Demócrata aprueba ordenanzas y leyes locales que controlan el discurso, borran los deportes de mujeres, multan y despiden a «infractores», y cierran negocios de personas por no arrodillarse.

¿Es nuestra «libertad más fundamental» en realidad ser nosotros mismos? ¿Es esto absoluto? ¿Se aplica a los pedófilos? ¿Se aplica a los racistas? ¿Se aplica a los misóginos y violadores como Harvey Weinstein? La ironía es que el transgenerismo no se trata de ser el «verdadero yo» sino el «yo» alterado — material, química y quirúrgicamente. Biden publicó en X: «Fuiste creado a imagen de Dios, y eres digno de respeto y dignidad». Creado a imagen de Dios pero, por supuesto, pasa por la mutilación corporal para reformarte a tu propia imagen.

Cada humano tiene igual valor y valía. Sin embargo, no toda acción humana es igualmente valiosa. Somos una nación donde los medios de comunicación principales y los políticos están demandando más conciencia sobre la salud mental. El problema no es que no estemos conscientes de la enfermedad mental. El problema es que se glorifica en la televisión, en películas, en escuelas y en Proclamaciones Presidenciales.

 

Picture of Ryan Bomberger

Ryan Bomberger

Ryan Bomberger es un profesional creativo ganador del premio Emmy, orador público internacional, columnista, factivista y cofundador (junto con su increíble esposa, Bethany) de la Fundación Radiance. Sus campañas de mensajes audaces han recibido una gran cobertura mediática a lo largo de los años. Es autor de "Not Equal: Civil Rights Gone Wrong" así como de los innovadores libros infantiles "She is She" y "He is He". Es padre de cuatro increíbles niños, dos de los cuales fueron adoptados.

No te lo pierdas

Recuperemos la desconfianza en el Estado | Amílcar Alcalá

Hace algunos años, el boliviano perdió la desconfianza. No me refiero a un comportamiento viciado que impide la interacción social, sino a ese filtro que aplicaban nuestros conciudadanos al escuchar un discurso político. Importaba no solo quiénes tenían palestra, una sigla política y la cobertura de los medios para representar

Leer Más >>

«Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga». Adam Smith

Scroll al inicio